Print this page

Fertilidad

Fecundación in vitro (FIV)

¿Qué es una fecundación in vitro (FIV)?

Fecundación in vitro quiere decir que la unión del espermatozoide y el ovocito u óvulo tiene lugar en un recipiente o placa de vidrio en el Laboratorio.

Cuando esta unión, que de forma natural de produce en las trompas del útero, está impedida o dificultada por alguna causa acudimos a la técnica de reproducción asistida que denominamos fecundación in vitro (FIV)

¿Cuáles son las causas que aconsejan realizar una FIV?

  • Obstrucción tubárica
  • Endometriosis severa
  • Edad avanzada
  • Espermatozoides escasos o de poca movilidad
  • Tras haber realizado varios intentos de inseminación artificial sin conseguir embarazo
  • Cuando se desea descartar una anomalía genética, mediante DGP

Un caso especial lo constituye la FIV-ICSI (inyección del espermatozoide en el interior del ovocito) utilizada cuando los espermatozoides tienen nula o escasa movilidad ya sea obteniéndolos del eyaculado seminal o mediante punción del testículo cuando éste los contiene pero no los puede evacuar por obstrucción del epidídimo (conducto eyaculador) por causas congénitas, inflamatorias o por vasectomía.

Fecundación in vitro (FIV)

¿Cómo se realiza una FIV?

Para realizar un ciclo de FIV es necesario estimular los ovarios para que produzcan varios folículos que contienen los ovocitos. Para ello deberá inyectarse la hormona FSH, diariamente, de forma fácil y subcutánea durante 8-10 días. Mediante ecografías y algún análisis de sangre se controla el crecimiento de los folículos que cuando alcanzan un tamaño igual o superior a 18mm albergan ovocitos maduros.

Entonces se programa su extracción por punción ovárica a través de la vagina, guiada por ecografía. Bajo sedación y por tanto indolora, a cargo del anestesista. Dura unos 10 minutos y a las dos horas la paciente puede marchar a su domicilio.

El hombre entregará en ese momento una muestra de semen del que se selecccionarán en el laboratorio los espermatozoides mejores para unirlos a los ovocitos de forma espontánea o inyectándolos en el interior de los ovocitos (ICSI).

Se mantienen en un incubador y al día siguiente se observará si se han formado embriones que si evolucionan con normalidad serán aptos para ser transferidos al útero de la mujer a partir del 3er día.

No todos los ovocitos obtenidos tienen calidad suficiente para ser fecundados, ni todos los embriones sobreviven a las 48 horas y de sólo aproximadamente un tercio de los ovocitos conseguidos se obtendrán embriones aptos para ser transferidos o criopreservados.

Habitualmente se transfieren uno o dos embriones a través de un fino catéter introducido en el útero. Tras un reposo de 20 minutos, la paciente podrá marcharse, siendo conveniente que permanezca en reposo en las 12 horas siguientes. A las dos semanas podrá hacerse un análisis de orina o sangre para ver si hay embarazo.

Si quedaran más embriones se criopreservan mediante una técnica llamada vitrificación, pudiéndose utilizar en otro ciclo sin necesidad de repetir la FIV, en caso de no conseguirse embarazo.

¿Qué probabilidad de éxito tiene?

Los resultados dependerán de varios factores como la causa de la esterilidad, la edad de la paciente, la calidad seminal y la calidad de los ovocitos y embriones obtenidos.

En el conjunto de los ciclos con transferencia es de un 40% pero disminuyendo con la edad de la mujer, siendo inferior al 20% en las mayores de 40 años.

¿Qué complicaciones o efectos indeseables puede presentar?

Estos riesgos vienen minuciosamente detallados en el Consentimiento Informado que elaborado por la Sociedad Española de Fertilidad se presenta a la pareja para su aprobación y firma. La posibilidad de embarazo múltiple queda bastante reducida si el número de embriones tansferidos es de uno o dos.

El síndrome de hiperestimulación ovárica que consiste en una respuesta excesiva de los ovarios a las hormona administradas y que se acentúa si hay embarazo, se presenta de forma severa en 1 – 2 % de los casos, pudiéndose prevenir en muchas ocasiones cancelando o demorando la punción ovárica y/o la transferencia.

Las complicaciones que como cualquier acto quirúrgico y anestésico pueden producirse son mínimas.

Las posibilidades de embarazo ectópico u aborto están ligeramente aumentadas en comparación con las gestaciones obtenidas de forma natural.

¿Qué hacer si fracasa la FIV?

Si tras haber realizado uno o varios intentos de de FIV-ICSI no se ha conseguido un embarazo se impone reflexionar y considerar diferentes alternativas:

  • Repetir el ciclo utilizando otro protocolo
  • Profundizar en estudios complementarios
  • Realizar FIV con dignóstico genético preimplantacional (DGP)
  • Utilizar gametos de donantes (ovocitos y/o espermatozoides)
  • Utilizar embriones donados
  • Desistir de aplicar más técnicas de reproducción asistida y/o considerar la posibilidad de adopción.